MIS YOES Y YO

 

MIS YOES Y YO

@olehedeager


 

Gurdjieff* habló muchísimo de este tema tan hondo: el regimiento de identidades que habita en nosotros. Porque, no solo estamos poblados por nuestras máscaras*, las cuales nos disfrazan con los distintos roles que interpretamos a diario (hij@, madre, padre, herman@s, amig@s, jefes, emplead@s, clientes…), sino  que, también, creemos ser lo que hacemos, la manera en la que nos ven los demás, nuestra posición social, nuestro trabajo, profesión, nuestras creencias, vestidos, adquisiciones materiales, y tantas otras identificaciones.

 

Sin embargo, si nos apoyamos en todo esto que NO SOMOS, estaremos bajo amenaza constante porque cuando algo de esto cambie (como suele suceder con todo lo que nos rodea), ¿quiénes seremos entonces?

 

Toda esta ilusión de nuestro yo, nos lleva a ignorar nuestro verdadero ser;  y así nos convertimos en lo que el otro espera. A partir de aquí, solo nos queda el vacío existencial*.

 

En la filosofía hindú, el Brahman es el Todo, es el Tao de los taoístas, el mismo Dios. Y el Atman es la porción del Brahman que habita en nosotros. Nuestra esencia= Lo que somos realmente sacando las capas de los mandatos, la educación y los dogmas, las expectativas del contexto, la moral….

 

László*, en la Revolución de la conciencia»,  dice que la individualidad como tal no es el problema sino la individualidad aislada de la humanidad y de la naturaleza. Somos como una neurona en una gran mente global. Este concepto nos conectaría con nuestro verdadero yo y así seríamos conscientes de que el apoyo mutuo es el único camino para alcanzar lo que verdaderamente somos.

 

Creemos, o nos hicieron creer, que estamos separados. Bajo esta falacia de que tú eres tú y yo soy yo, nos relacionamos compitiendo, celando, envidiando y luchando los unos contra otros. Quizás sea propicio replantearnos si a alguien le conviene esta dinámica.

 

Lo cierto es que estamos sujetos a una unidad que es mayor que el individuo y que, a su vez, está sometida a otra superior, y así sucesivamente. Y eso es lo que somos. Como dice el maestro Rumi :

 

«Somos el océano en una sola gota»